Aptitud

¿Caminar hace que tu estómago esté plano?

Adelgazar con una rutina de caminata regular.

Un programa de caminata es uno de los tipos de ejercicio más fáciles de realizar: es una actividad que ya realiza a diario, no requiere equipo especial y es apropiado para cada nivel de condición física. Caminar ofrece varios beneficios, como reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes, osteoporosis y algunos tipos de cáncer, e incluso puede ayudar a aplanar el estómago. Hasta qué punto caminar puede aplanar su estómago, sin embargo, depende de varios factores.

Caminar no es un ejercicio abdominal

Caminar es un ejercicio cardiovascular de cuerpo completo que se dirige principalmente a los músculos de la parte inferior del cuerpo. A pesar de que no se dirige directamente a su estómago, caminar puede tener un efecto en el tamaño de su sección media. Sus entrenamientos diarios para caminar son impulsados ​​por almacenes de energía que se extraen de todo su cuerpo. Teóricamente, cuanto más tiempo y con más frecuencia camines, más energía se usará y, en el tiempo extra, más peso perderás, lo que dará como resultado un cuerpo más delgado y un estómago más plano.

Pero las calorías cuentan

Para perder peso y aplanar su estómago, tendrá que quemar 3.500 calorías mientras camina para perder una libra de grasa. Según Harvard Health Publications, una persona de 155 libras que camina a 3.5 mph, un ritmo cómodo para la mayoría de las personas, quemará aproximadamente 149 calorías en 30 minutos. Aumente la velocidad a 4 mph, y la misma persona quemará 167 calorías en 30 minutos. Si bien caminar no es un gran quemador de calorías, lo ayudará a reducir su objetivo de pérdida de grasa.

Cuánto, con qué frecuencia

Para perder peso y aplanar su estómago, debe estar dispuesto a dedicar una cantidad razonable de tiempo a su programa de caminata. El American College of Sports Medicine recomienda realizar de 150 a 250 minutos por semana de actividad física de intensidad moderada, como caminar a paso ligero. Para ver una pérdida de peso clínicamente significativa, sugieren mantener o exceder los 250 minutos por semana. Caminar 150 minutos a la semana se divide en 30 minutos al día, cinco días a la semana; el extremo superior de la recomendación se reduce a al menos 50 minutos de caminar cinco días a la semana.

Intensificar la caminata

Si no tiene una hora al día para hacer ejercicio, o simplemente quiere desafiarse a sí mismo, hay un par de maneras en que puede aumentar la intensidad de su entrenamiento para caminar. Caminar colinas o en una pendiente en una cinta de correr hará que su entrenamiento sea más desafiante. También puede probar el entrenamiento por intervalos, que implica alternar entre el trabajo y los ciclos de recuperación. Por ejemplo, después del calentamiento, comience caminando a un ritmo muy rápido durante un minuto y luego baje a un ritmo cómodo durante dos minutos. Repita el ciclo durante la duración de su entrenamiento. Trabajar a una mayor intensidad aumentará la quema de calorías, acelerando los resultados de pérdida de peso.

Comida para el pensamiento

Mientras estás ocupado caminando con el estómago plano, recuerda mantenerte listo en la cocina. Comer alimentos poco saludables y ricos en calorías puede poner un freno a sus objetivos de pérdida de peso. Alimente su cuerpo con alimentos frescos y enteros, como verduras, frutas, nueces, lácteos bajos en grasa, granos integrales y fuentes magras de proteínas. No pasará mucho tiempo para que una hamburguesa y papas fritas ocasionales de comida rápida cancele varios entrenamientos para caminar y sabotee sus esfuerzos.