Aptitud

Las 10 mejores maneras de perder peso en el área del torso


El ejercicio puede ayudar a adelgazar el torso.

George Doyle / Stockbyte / Getty Images

Su torso incluye su pecho y abdomen y perder peso de estas áreas requiere un enfoque de pérdida de peso de cuerpo completo porque no es posible la reducción de manchas. El exceso de grasa, particularmente la grasa del vientre, pone en peligro su salud, lo que aumenta el riesgo de enfermedades graves, como presión arterial alta y enfermedades cardíacas. La integración de cambios saludables en el estilo de vida puede promover la pérdida de peso y mejorar su salud.

Establecer un objetivo realista

En lugar de tratar de perder peso rápidamente, adelgace a razón de 1 a 2 libras por semana. El American Council on Exercise afirma que esto es realista y es más probable que resulte en una pérdida de peso duradera. Para lograr esta tasa de pérdida de peso, cree un déficit de 500 a 1,000 calorías cada día a través de la dieta y el ejercicio.

Comer grasas saludables

Comer grasas saludables en lugar de grasas malas, como las grasas trans, le permite hacer el bien para su cuerpo sin almacenar grasa adicional. Un estudio realizado por la American Diabetic Association demostró que una dieta rica en grasas monoinsaturadas, o MUFAS, puede prevenir la grasa corporal central. Solo coma porciones pequeñas de alimentos que contengan MUFAS porque contienen muchas calorías, pero lo ayudarán a sentirse saciado para que no tenga que llenar las calorías vacías. Las grasas monoinsaturadas están presentes en los alimentos, como el aceite de canola, aguacate, anacardos, nueces, semillas de sésamo y mantequilla de maní.

Reduce el tamaño de las porciones

Las porciones de gran tamaño pueden causar estragos en su peso. Comer porciones más pequeñas puede reducir su consumo de calorías y ayudarlo a alcanzar su déficit diario de calorías. Ya sea que coma en casa o en un restaurante, reduzca el tamaño de sus porciones habituales entre un 10 y un 15 por ciento. Considere comer y beber de platos, tazones y tazas más pequeños.

Reducir el azúcar

Es probable que las calorías del azúcar expandan tu sección media. Reducir el consumo de azúcar y productos cargados de azúcar, como refrescos, donas, dulces y galletas, puede ayudarlo a alcanzar el déficit diario. Si eres goloso, considera satisfacerlo con frutas, como fresas.

Haga tiempo para el desayuno

Saltarse el desayuno puede provocar bocadillos poco saludables y comer en exceso más adelante. Para evitar esto, coma un desayuno saludable para acelerar su metabolismo. Incluya proteínas y carbohidratos complejos en su desayuno para promover una digestión lenta y una saciedad más prolongada. Un ejemplo de desayuno saludable es el cereal rico en fibra con leche baja en grasa y fruta fresca; otro son las claras de huevo con galletas de trigo.

Realizar entrenamiento de intervalos de alta intensidad

El entrenamiento de intervalos de alta intensidad, o HIIT, puede ayudarlo a alcanzar su déficit calórico diario porque quema muchas calorías. Los resultados del estudio en el "Journal of Obesity" demostraron que HIIT es más efectivo que otros tipos de ejercicio para reducir la grasa abdominal y corporal. Para hacer este tipo de entrenamiento, vaya de un lado a otro entre un ritmo de ejercicio vigoroso y menos intenso. Por ejemplo, alterne entre un trote moderado de tres minutos o un paseo en bicicleta y un sprint vigoroso de un minuto. Siempre comience y termine HIIT con un calentamiento de cinco minutos de cardio ligero. Realice tres sesiones de 25 minutos a la semana.

Fortalece tus músculos

El entrenamiento de fuerza en dos días de la semana puede promover la pérdida de peso porque el tejido muscular te hace quemar calorías de manera más eficiente y aumenta tu metabolismo en reposo. Además, después de perder grasa corporal, tendrá mucha definición muscular para presumir. Para el área de su torso, los ejercicios pueden incluir prensas de pecho, flexiones, variedades crujientes y tablones frontales y laterales.

Gestionar niveles de estrés

Los expertos de la Universidad de Nuevo México afirman que el exceso de estrés aumenta la producción de cortisol en su cuerpo, lo que resulta en grasa abdominal. El cortisol desencadena los antojos de alimentos grasos y azucarados y también puede reubicar la grasa de otras áreas de su cuerpo a su sección media. Para manejar mejor el estrés, practica meditación, respiración profunda o yoga.

Dormir lo suficiente

La falta de sueño puede provocar un aumento de peso porque te deja con más tiempo para comer y menos energía para hacer ejercicio. También afecta negativamente las hormonas, como la leptina y la grelina, que controlan el apetito. La Escuela de Salud Pública de Harvard recomienda dormir de siete a ocho horas cada noche para controlar las hormonas que controlan el apetito.

Bebe más agua

Cuando creas que tienes hambre, trata de beber un vaso de agua porque a veces la sed se confunde con el hambre. El agua te mantiene hidratado durante todo el día y no tiene calorías que puedan provocar un aumento de peso. También puede reemplazar el refresco azucarado y ahorrarle el exceso de calorías.