Aptitud

Entrenamiento de velocidad aeróbica y anaeróbica


Su cuerpo produce energía anaeróbicamente al comienzo de cualquier carrera.

Jupiterimages / Pixland / Getty Images

Durante el ejercicio de cualquier tipo, su cuerpo necesita combustible para producir la energía necesaria para seguir adelante. En el entrenamiento de velocidad, esta energía viene en forma de depósitos de oxígeno y glucógeno en los músculos. Utiliza tanto el sistema aeróbico como el anaeróbico en el entrenamiento de velocidad, pero encontrar el equilibrio correcto entre ambos mejorará la eficiencia de tu cuerpo durante el ejercicio intenso.

Capacidad aeróbica

La fuente principal de combustible para su cuerpo durante cualquier ejercicio es el oxígeno. La absorción de oxígeno, que también se conoce como la absorción de VO2, aumenta proporcionalmente a la intensidad de su entrenamiento. Cuanto más rápido se mueva, más oxígeno necesitarán sus músculos para mantenerlos en funcionamiento. Cuando corres lo suficientemente rápido, la demanda de oxígeno de tus músculos excederá tu capacidad de suministrarlo. Una vez que haya excedido su capacidad aeróbica, comenzará a crear un déficit de oxígeno.

Umbral anaeróbico

En la mayoría de las formas de entrenamiento de velocidad, incluidas las carreras de velocidad en la pista o en bicicleta, producirá energía anaeróbicamente, es decir, sin oxígeno. Su ritmo cardíaco aumenta rápidamente durante el entrenamiento de velocidad y excede su capacidad aeróbica, lo que obliga a su cuerpo a convertir el glucógeno en energía instantánea. Debido a la intensidad de la práctica, la mayoría de las personas solo pueden mantener el ejercicio anaeróbico hasta tres minutos seguidos. Para el entrenamiento de velocidad, aumentar su resistencia anaeróbica es fundamental para mejorar su poder explosivo.

Resistencia de la velocidad

A través del entrenamiento de velocidad constante, puede aumentar su umbral de lactato. El aumento de su umbral de lactato le permitirá extender la duración de sus ráfagas de velocidad. Si bien el entrenamiento aeróbico te permitirá aumentar tu resistencia cardiovascular, no hará mucho por tu velocidad. Para aumentar la resistencia a la velocidad, debe acostumbrarse al procesamiento y la tolerancia de la acumulación de ácido láctico a través del entrenamiento por intervalos.

Entrenamiento de intervalo

Según un estudio realizado en 2007 por la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega, el entrenamiento en intervalos de alta intensidad en realidad mejora el VO2 máx más que el entrenamiento cardiovascular moderado en estado estacionario. Teniendo esto en cuenta, y teniendo en cuenta que el cardio en estado estable hará poco para mejorar la velocidad, el entrenamiento a intervalos es el camino a seguir para mejorar sus sprints. Al alternar entre períodos de alta y baja intensidad, obtienes los beneficios del entrenamiento anaeróbico y permites que tu cuerpo se recupere aeróbicamente entre series.